La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

11 de diciembre de 2017

Gracias con el corazón, los gestos, las palabras…








si clicáis sobre ellas se ven mas grandes, pero nosotros no mas mayores

Al regresar me he encontrado con este regalo, es la felicitación anual de Navidad que todos los años nos prepara con paciencia, dedicación y esfuerzo nuestra amiga Mónica
Como veis es una obra de arte, estamos todos los que hemos ido con nuestras ilusiones infantiles. 
¿Os atrevéis a elegir una? La elegida se quedará en el blog hasta el verano mas o menos

9 de diciembre de 2017

Trifulcas…

Gracias a todos por haber venido a dejarme vuestras felicitaciones y comentarios (los he leído todos)

Los grandes escritores pagados de su propia egolatría tenían (Aun hoy los hay y muy sonados) enfrentamientos unos con otros, no solo hablamos de Quevedo y Góngora, otros también eran adictos a las adulaciones y no les gustaba compartirlas y a veces otro colega mediaba intentando poner paz. Unamuno adusto y obstinado, convencido de ser merecedor de respeto y admiración por encima de los otros escritores, comentó sobre Rubén Darío que aun se le veían las plumas de indio, la ofensa provocó respuesta por parte del nicaragüense, este escribió un elogioso artículo sobre el bilbaíno y dijo haberlo hecho con una de sus plumas. Unamuno que tampoco era capaz de aceptar la ironía se enojó en demasía y Valle-Inclán, amigo de don Miguel, antes de que la discusión pasara a mayores medió diciéndole: “Rubén es glotón, bebedor, mujeriego y holgazán, pero posee todas las virtudes del espíritu: es bueno, generoso, sencillo…  en cambio usted almacena todas las virtudes de la carne, es frugal, abstemio, casto… Y tiene todos los vicios del espíritu: es usted soberbio, ególatra, avaro, rencoroso”.


Y es que en las discusiones nos importa nuestra opinión y nuestra propia interpretación sin importarnos ni la verdad ni saber quién la tiene.
¿Zanjamos el tema con una copa de vino?

8 de diciembre de 2017

Mi santo…

Aquí estoy aunque sigo no estando 
Cada año os lo participo y algunos tenéis dudas pensando que si hoy es el día de la Inmaculada que hago yo celebrando santa Ester, pues lo puedo celebrar, también es mi día y desde siempre en mi familia ha sido un día grande por diferentes y estupendos motivos
 ********* 
El día de celebración del santo cuando hay más de un día señalado, y esto ocurre porque hay varios santos con el mismo nombre o porque se usa la fecha antigua, antes de 1969, o la fecha moderna, también ocurre que se señala como día de celebración: o el día de la muerte, o el traslado de los restos o el día de la aparición de una imagen. Generalmente la celebración del santo propio depende de en honor a que santo hemos elegido el nombre, y si no te decides por ninguno se elije el primer día después del cumpleaños.




¡Felicidades a todas las Inmaculadas!